El Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas recomienda revisar la visión antes de emprender un viaje.

El 46% de los conductores no se revisa la vista, el 12% no se protege nunca del sol mientras conduce y el 33% solo lo hace ocasionalmente.

• “El 90% de la información que se percibe al conducir llega a través de la vista”, afirma Juan Carlos Martínez Moral, Presidente del Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas. Por eso las condiciones visuales son determinantes para la conducción y guardan una estrecha relación con los accidentes derivados de fallos humanos y distracciones visuales.

• Visitar al óptico-optometrista al menos una vez al año garantiza que nuestra visión esté en perfecto estado para conducir. Sin embargo, el 46% de los automovilistas no lo hace.

• El 33% de los conductores no se protege habitualmente del sol mientras conduce y un 12% nunca lo tiene en cuenta, a pesar de ser España uno de los países con los índices de radiación ultravioleta más altos de Europa.

En esta época marcada por las vacaciones, se multiplican los desplazamientos en coche y, como consecuencia, también aumenta el número de accidentes, muchos de ellos debidos a problemas visuales sin corregir del propio conductor. Pero también existen casos en los que los conductores involucrados en accidentes afirman que no pudieron distinguir al peatón o al otro coche, no por una visión deficiente, sino porque se vieron deslumbrados a causa de los reflejos de la carretera o el resplandor del sol. En estas situaciones, el uso de gafas de sol puede suponer una gran diferencia.

Al igual que comprobamos el estado del vehículo antes de viajar, debemos hacer lo mismo con nuestra visión, sobre todo si utilizamos corrección visual y/o superamos los 45 años de edad.

Según Juan Carlos Martínez Moral, Presidente del Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas, “si todos los conductores nos revisásemos la vista cada año, se reducirían los accidentes. El problema está en que el 46% de los automovilistas no lo hace, aumentando, por tanto, el riesgo de sufrir accidentes de tráfico”.

Capacidades visuales y conducción.

El número de conductores afectados por, al menos, una deficiencia visual es del 24 por ciento. Es fundamental que los conductores sean conscientes de la necesidad de que las capacidades visuales que intervienen en la conducción estén en perfecto estado. Una exposición excesiva a la radiación solar ultravioleta produce daños oculares, entre los que destacan las cataratas, el pterigión y la degeneración macular, además de otros problemas importantes para el conductor, como es el caso del deslumbramiento o la fatiga visual. A pesar de dicha importancia, el 33% de los conductores no se protege habitualmente del sol mientras conduce y un 12% nunca lo hace, a pesar de ser España uno de los países con los índices de radiación ultravioleta más altos de Europa.

RECOMENDACIONES PARA CONDUCTORES del Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas:

• Revisiones periódicas. Dada la importancia de la información visual que recibimos, es fundamental que nuestra visión esté en el mejor estado posible. No hay que esperar a la renovación del permiso de conducir: conviene visitar al óptico-optometrista al menos una vez al año.

• Gafas de sol. En estos días de alta luminosidad y en los momentos en los que haya cambios bruscos de luz, las gafas de sol son imprescindibles. En el caso de llevar gafas graduadas, es necesario llevar asimismo gafas de sol graduadas, adaptadas a las necesidades de cada uno. Pero hay que tener mucho cuidado con las gafas de sol que se adquieren, ya que, según el Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas, el 70% de las gafas que se venden en España no cumplen con las normas de seguridad sanitarias.

• Si se utilizan lentes de contacto, aunque algunas cuentan con filtro solar, resulta imprescindible el uso añadido de gafas de sol.

• Cuando se circula en motocicletas y ciclomotores, los conductores deben llevar gafas de sol que sean lo suficientemente envolventes para impedir que las partículas de polvo u otros cuerpos extraños penetren en los ojos.

• Gafas de repuesto. Martínez Moral recuerda que, “si se utilizan lentes de contacto o gafas, es recomendable llevar unas lentes de repuesto en el coche con la misma graduación que las que usamos habitualmente”.

Escoge las mejores gafas.

Las mejores gafas de sol para conducir son las que contienen lentes polarizadas, que reducen el deslumbramiento y facilitan la visión en días muy luminosos. El asesoramiento de un profesional de la salud visual óptico-optometrista garantiza una elección adaptada a las necesidades de cada usuario.

En el caso de las gafas graduadas, lo más importante es que la graduación esté actualizada. Además, es conveniente que las gafas cuenten con un tratamiento anti-reflejante, ya que disminuye los reflejos y los deslumbramientos y se incrementa el contraste.

Fuente: Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas

FACUA Madrid reclama la eliminación total de las barreras arquitectónicas en los establecimientos y servicios públicos.

La normativa establece la ampliación, construcción y reforma de los edificios destinados a un uso público para personas en situación de limitación o movilidad reducida. 

FACUA Madrid ha solicitado ante la Consejería de Transportes e Infraestructuras y el Área de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid una mejora en la accesibilidad y seguridad en los lugares públicos para personas con  alguna discapacidad física.

Con el fin de una integración completa  se recuerda que desde que entrará en vigor la normativa, cualquier establecimiento que haya abierto o realizado obras en el local tiene la obligación de haber suprimido toda tipo de barrera arquitectónica, adaptándose así a las necesidades de aquellas personas con movilidad reducida, en la Comunidad de Madrid el plazo de adecuación es hasta el 2015.

Por tanto, los consumidores que deseen denunciar cualquier carencia o quieran asesorarse sobre sus derechos pueden acudir a la sede de FACUA Madrid en la calle Carretas de lunes a viernes de 10:00 a 14:00 horas. También puede llamar al Teléfono del Consumidor, 91 444 55 55 o contactar a través del correo electrónico madrid@facua.org.

La Ley establece que “los edificios de uso público deberá permitir el acceso y uso de los mismos a las personas en situación de limitación o movilidad reducida”, por tanto, los inmuebles que engloba esta normativa son tanto las Administraciones Públicas y los Centros Sanitarios o de enseñanza hasta museos, teatros, establecimientos comerciales e instalaciones hoteleras, entre otros.

Asimismo, los locales de espectáculos tiene que disponer de un espacio reservado para las personas que utilicen sillas de ruedas. De igual manera sucedería para las personas con deficiencias auditivas o visuales.

Por otro lado, al menos uno de los aseos del interior de los edificios públicos deberán estar adaptados con una barra abatible al lado del váter y contar con al menos 1,5 metros de diámetro para maniobrar con ella.

Accesibilidad en el transporte público.

Desde la Asociación se ha pedido a la Consejería de Transportes y a la empresa de Metro Madrid que dispongan como objetivo prioritario la remodelación y adaptación de las estaciones del ferrocarril metropolitano.

Según establece la normativa, las Administraciones Públicas deberán colaborar y mantener anualmente un plan de supresión de barreras. Así como su progresiva adaptación para que aquellas personas con movilidad reducida no se vean obligadas a desplazarse a las paradas más alejadas.

FACUA Madrid estima preciso que se realicen las inspecciones oportunas por parte de las administraciones competentes con el fin de mantener un mayor control en las instalaciones y un mejor uso de las mismas.