El 80% de las enfermedades cardiovasculares, infartos cerebrales, diabetes y uno de cada tres cánceres pueden evitarse modificando estilos de vida

Estas patologías suponen el 70 por ciento del gasto sanitario en nuestro país

El envejecimiento de la población española ha hecho que se incrementen irremediablemente las enfermedades crónicas.

• Estas enfermedades se evitarían o se reducirían notablemente actuando sobre los factores de riesgo más frecuentes como el tabaquismo, el abuso del alcohol, el sedentarismo o las dietas desequilibradas.

• La geriatría puede ofrecer soluciones para los enfermos crónicos más complejos que son aquellos que tienen más de una enfermedad crónica, frecuentemente asociada a dependencia física y deterioro de las funciones superiores.

El progresivo envejecimiento de la población en España (hecho común a todos los países desarrollados) va acompañado también de un marcado incremento de las enfermedades crónicas, hasta el punto de que muchos especialistas hablan de este fenómeno como la pandemia del siglo XXI.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades crónicas (de larga duración y sin curación) son y serán la gran carga de los sistemas sanitarios, representando un reto de adaptación tanto para los profesionales sanitarios como para los pacientes.

Según el doctor José Augusto García Navarro, Hospital Universitario Sant Joan de Reus, Tarragona, “los problemas cardiovasculares, la diabetes, los trastornos respiratorios (como el asma o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica) y el cáncer son las cuatro condiciones crónicas más frecuentes y, por sí solas, ya suponen el 70 por ciento de gasto sanitario en nuestro país”.

Además, un 80 por ciento de las enfermedades cardiovasculares, infartos cerebrales, diabetes y uno de cada tres cánceres pueden evitarse modificando estilos de vida. Así, es fundamental actuar sobre factores de riesgo como el tabaquismo, el abuso del alcohol, el sedentarismo o las dietas desequilibradas, recuerda el doctor.
La ayuda del geriatra para controlar las enfermedades crónicas.

En los pacientes en los que no se ha conseguido evitar la aparición de la enfermedad crónica, tenemos el reto de adaptar nuestro sistema sanitario para ejercer un mayor control sobre las complicaciones de las mismas y, al mismo tiempo, evitar que el paciente visite de forma reiterada nuestros servicios de urgencia y hospitales sin encontrar una respuesta adecuada”, explica el doctor García Navarro.

La geriatría puede ofrecer soluciones para los enfermos crónicos más complejos que son aquellos que tienen más de una enfermedad crónica, frecuentemente asociada a dependencia física y deterioro de las funciones superiores. Hasta un 70 por ciento de los ingresos hospitalarios se beneficiarían de la geriatría para evitar que el paciente pase mucho tiempo ingresado (acumulando frecuentes complicaciones asociadas a la hospitalización), realice muchos ingresos o visite de forma reiterada las urgencias del hospital.

De entre los dispositivos que ofrece la geriatría para tratar a estos pacientes destacan las unidades de agudos de geriatría (unidades del hospital general donde tratar la reagudización de la enfermedad crónica y las complicaciones que puedan surgir en el curso de la enfermedad) y las unidades de rehabilitación geriátricas (para restablecer la movilidad en los ancianos que han quedado inmovilizados después de una enfermedad prolongada o un accidente).

Es necesario, por lo tanto, añade el doctor, “unir esfuerzos desde la atención primaria y la geriatría hospitalaria. Desde la atención primaria para implantar hábitos de vida saludables desde el primer momento y para ejercer un adecuado control de la enfermedad crónica en sus primeros años de evolución. Desde la geriatría hospitalaria para tratar a los enfermos más complejos y que más dificultan la gestión del sistema sanitario”.

 

———————-
Información extraida del 54 Congreso Nacional de la Sociedad Española de Geriatría (SEGG) junto con el 24 Congreso de la Sociedade Galega de Xerontoloxía y Xeriatría que se celebraron durante los días 6, 7 y 8 de junio en Santiago de Compostela.

Doce claves para envejecer de un modo saludable.

Según el Dr. Francisco Mora, que en su libro “¿Se puede retrasar el envejecimiento del cerebro?” (2010),  desgrana doce claves que pueden permitir disfrutar de un envejecimiento saludable:

1. Comer menos y de modo saludable.
2. Hacer ejercicio físico aeróbico con regularidad.
3. Ejercitar la mente todos los días.
4. Viajar mucho.
5. No vivir solo.
6. Adaptarse a los cambios sociales.
7. Procurar no vivir con estrés y con desesperanza.
8. No fumar.
9. Disfrutar de un sueño placentero “solo con la luz del cielo”.
10. Evitar el “apagón” emocional.
11. Dar sentido a la vida con agradecimiento.
12. Alcanzar la felicidad de las pequeñas cosas.